Acerca de essaouira

Essaouira está situada en la costa occidental del Atlántico en Marruecos, en la región de Marrakech-Tensift-El Haouz y es conocida por varios apodos como "La perla del Atlántico" y "La Bella Durmiente". Su nombre esta "hermosamente trazada" de la palabra árabe Souirah. Esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, mantiene el encanto y la autenticidad de una tierra perdida en el tiempo. Aquí es donde termina el Mediterráneo: la última fortificación amurallada en las orillas atlánticas, cuyas casas parecen clonadas con los "pueblos blancos" de Andalucía.

La ciudad inicialmente era conocida como Mogador, uno de los pasados dignatarios de la ciudad Sidi Mogdul, fue enterrado a 3 Km. de la ciudad.

La ciudad conoció la conquistada por muchos pueblos, empezando por los fenicios en el S.VII DC. Tambien fue colonizada por Carthage's Hannon EN 450 DC, mas tarde llegaron los romanos en busca del famoso tinte púrpura y la sal.
A finales del s. XV los portugueses fundaron la ciudad y pusieren el nombre de Mogador que se cree deriva de la palabra berber Amogdul (la bien guardada), como un puente militar y comercial con la costa oeste africana. Fortificaron la ciudad construyendo muros y murallas para protegerlos de invasores y piratas. A pesar de esto, la ciudad fue conquistada por los Saadianos en 1541, lo que sumió a la ciudad en un declive. Más tarde recupero su esplendor cuando los Alaouitas la tomaron y cerraron el puerto de Agadir.

La fortaleza fue restaurada por Moulay Abdelmalek en 1628, pero no fue hasta el S. XVIII que Sidi Mohammed Ibn Abadía fundo la ciudad como uno de los principales puertos del reino. La ciudad fue protegida por 2.000 soldados para controlar y recaudar impuestos en actividades comerciales, la población contaba con 30.000 musulmanes y 6000 judíos.

Essaouira fue, desde principios del siglo XIX, el puerto más importante de Marruecos, habilitando el intercambio de diversos bienes a todos los rincones del mundo conocido. La importancia era tal que unía a los comerciantes de África sub-sahariana y hasta Tombuctú, así como a las diversas tribus de las montañas Atlas y la ciudad de Marrakech

Actividades

Si eres una persona activa y no te conformas con un viaje típico al típico destino vacacional, Essaouira te deslumbrará con sus innumerables opciones para descansar sin dejar de hacer deporte o cualquier actividad que sea de tu interés. Los deportes acuáticos como surf, kitesurf, windsurf o buceo destacan entre su amplia oferta. Para los amantes del arte tampoco faltarán motivos para quedar complacido en este bello enclave, meca de las artes. Desde el año 2010 Essaouira goza de su propio campo de golf. Diseñado por Gary Player, tiene 18 hoyos, y mientras juega uno puede disfrutar de unas vistas magníficas sobre el océano. El campo esta considerado como uno de los más hermosos en Marruecos, y apto por todo nivel de jugador.

La situación privilegiada de Essaouira (en la orilla atlántica y en el camino entre Agadir, Marrakech y Casablanca), hace de ella un punto de partida a varias localidades y lugares de interés turístico.

El puerto

Situado al suroeste de la medina y dotado de colores frenéticos e imágenes pintorescas, es uno de los puntos claves de Essaouira

Es frecuentado, entre otros, por innumerables gaviotas, un tanto pícaras y traviesas, que se suelen acercar a los hombres para robar un poco de comida… El color predominante de este puerto es el azul, ya que se supone que los pescadores Essaouirenses saben bien cuales son los tonos de azules que mejor engañan a las sardinas. A parte de ese pragmatismo, hay que subrayar, que ese color da a este paisaje un aspecto muy relajante. Las barcas son pequeñas y las redes, multicolores.

Algunos de las cosas para hacer en Essaouira

  1. Asistir al festival de Gnawa de Essaouira - musica tipica, en junio.
  2. Degustar el tradicional Couscous de la región – la que hace Mouna es deliciosa.
  3. Visitar el barrio judío en la Medina.
  4. Pesca o pesca submarina.
  5. Realizar deportes de vela como el Windsurf o Kitesurf.
  6. Ir a los tradicionales Hammam o Baños Árabes – con sus importantes beneficios terapéuticos.
  7. Pasear por el casco antiguo de Essaouira - donde se vende los productos de marquetería, tallas de madera, pinturas, esculturas, forja, cerámica...
  8. Practicar deporte – montar a caballo o camello.
  9. Excursiones – en 4x4.
  10. Degustar el vino propio de "El Mogador".

 

 

En Essaouira, los hamman son unos de los "imprescindibles" puntos de la ciudad.

Los Hamman son una importante institución en nuestra cultura. Además de sus rituales y su significado sociocultural, tienen importantes beneficios terapéuticos: masajistas profesionales trabajan en ellos complementando la función que hacen en nuestro cuerpo los cambios de los baños fríos a los calientes.

Estos suntuosos y elegantes baños aportan varios significados sociales. El más importante, el de servir de puntos de encuentro: en ellos, las mujeres suelen observar y "captar" a las futuras esposas de sus hijos.

Antiguamente, los hammans estaban reservados a las clases altas de la sociedad, pero hoy en día, forman parte de la vida cotidiana de los habitantes de Marruecos. No obstante, es importante que tengas en cuenta que en algunos baños las mujeres no tienen el mismo horario de entrada que los hombres.

Tras un día de actividades y aventuras, adéntrate en el casco antiguo, el recinto amurallado o en alguna de las callejuelas del barrio judío o de la medina. Será difícil no sucumbir ante algunas de las plazas o zocos essaouirenses, donde se vende los productos de marquetería, tallas de madera, pinturas, esculturas, forja, cerámica...

Después de un día de actividades y aventuras en la vieja ciudad, visitando la parte de intramuros en el distrito judío de la Medina.

Tras un día emocionante en Essaouira, Mouna dará el toque final a un día perfecto - un té a la menta con algunos de sus conocidos dulces, en tu casa.. Casa del Mar.

 







 

Cerca de todo lo que Essaouira puede ofrecer!!